66

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

viernes

LA ALQUIMIA DEL SUFRIMIENTO




Si hay un medio de liberarse del sufrimiento
Conviene invertir cada instante en obtenerlo.
Tan sólo los idiotas desean sufrir más.
¿No es triste ingerir veneno a sabiendas?

                                                VII Dalai Lama

Hace mucho tiempo, el hijo de un rey de Persia fue criado con el hijo del gran visir y su amistad se hizo legendaria. Cuando el príncipe accedió al trono, le dijo a su amigo:
-Por favor, mientras yo me dedico a los asuntos del reino, escribe para mí la historia de los hombres y del mundo, a fin de que extraiga las enseñanzas necesarias y sepa cómo es conveniente actuar.
El amigo del rey consultó a los historiadores más celebres, a los estudiosos más eruditos y a los sabios más respetados. Al cabo de cinco años, se presentó muy orgulloso en palacio:
-Señor – dijo – aquí tenéis treinta y seis volúmenes en los que se relata toda la historia del mundo, desde la creación hasta vuestro advenimiento.
-¡Treinta y seis volúmenes! – exclamó el rey - ¿Cómo voy a tener tiempo de leerlos? Tengo muchas cosas que hacer para administrar mi reino y ocuparme de las doscientas reinas de mi palacio. Por favor, amigo, resume la historia.
Dos años después, el amigo regresó a palacio con diez volúmenes. Pero el rey estaba en guerra contra el monarca vecino y tuvo que ir a buscarlo a la cima de una montaña, en el desierto, desde donde dirigía la batalla.
-La suerte de nuestro reino está en juego. ¿De dónde quieres que saque tiempo para leer diez volúmenes? Abrevia más la historia de los hombres.
El hijo del visir se fue de nuevo y trabajó tres años para elaborar un volumen que ofreciera una visión correcta de lo esencial. El rey estaba ocupado ahora legislando.
-Tienes mucha suerte de disponer de tiempo para escribir tranquilamente. Mientras tanto, yo debo discutir sobre los impuestos y su recaudación. Tráeme la décima parte de páginas y dedicaré una provechosa velada a leerlas.
Así se hizo, dos años más tarde. Pero, cuando el amigo regresó con sesenta páginas, encontró al rey en cama, agonizando como consecuencia de una grave congestión. El amigo tampoco era joven ya; las arrugas surcaban su rostro, aureolado de cabellos blancos.
-¿Y bien? –murmuró el rey, entre la vida y la muerte- ¿Cuál es la historia de los hombres?
Su amigo lo miró largamente y, en vista de que el soberano iba a expirar, le dijo:
-Sufren, señor.

***
En efecto, sufren, todos los instantes y en el mundo entero. Unos seres mueren nada más nacer, otros, nada más dar a luz. Cada segundo, unos seres son asesinados, torturados, golpeados, mutilados, separados de sus seres queridos. Otros son abandonados, engañados, expulsados, rechazados. Unos matan a otros por odio, codicia, ignorancia, arribismo, orgullo o celos. Hay madres que pierden a sus hijos; hay hijos que pierden a sus padres. Los enfermos se suceden sin fin en los hospitales. Unos sufren sin esperanza de recibir asistencia, otros reciben asistencia sin esperanza de curación. Los moribundos soportan su agonía, y los supervivientes, su duelo. Unos mueren de hambre, de frío, de agotamiento; otros, abrasados por el fuego, aplastados por rocas o arrastrados por las aguas.
Esto no solo es así en el caso de los seres humanos. Los animales se devoran entre sí en los bosques, las sabanas, los mares y el cielo. Cada instante, los hombres matan decenas de miles de ellos para enlatarlos. Otros soportan interminables tormentos bajo la dominación de su propietario, acarreando pesadas cargas, encadenados toda la vida, cazados, pescados, atrapados entre dientes de hierro, pillados en redes, asfixiados en nasas, torturados por su carne, su almizcle, su marfil, sus huesos, su pelo, su piel, arrojados con vida en ollas de agua hirviendo o desollados vivos.
No se trata de simples palabras, sino de una realidad que forma parte integrante de nuestra vida cotidiana: la muerte, la naturaleza efímera de todo y el sufrimiento. Aunque nos sintamos desbordados, impotentes ante tanto dolor, querer apartar la vista sería indiferencia o cobardía. Debemos implicarnos íntimamente, con el pensamiento y la acción, y hacer todo lo que esté en nuestra mano para aliviar esos tormentos.