5

5

6

6

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

jueves

CONTEMPLAR LA NATURALEZA DE NUESTRA MENTE - 3


Tenzin Kunchap, el “monje rebelde”, escapó varias veces de prisiones chinas, pero siempre volvían a apresarlo. En una de sus tentativas de fuga, se sumergió en una fosa séptica para escapar de sus perseguidores. Al final lo capturaron, lo regaron con la manguera y lo dejaron en el patio de la cárcel, donde se transformó en un bloque de hielo. Lo revivieron para golpearlo hasta que perdió de nuevo el conocimiento. “Tienes que superar el odio y el desaliento”, se repetía constantemente al terminar las sesiones de tortura con la porra eléctrica. No se trata de una toma de postura intelectual y moral, distinta cultural y filosóficamente de la nuestra, que podría ser tema interminable de debate. Esas personas tienen derecho a decir que es posible preservar sukha incluso siendo sometido regularmente a tortura, porque lo han vivido durante años y la autenticidad de su experiencia posee una fuerza mayor que cualquier teoría.
Otro recuerdo que me viene a la mente es el de un hombre que conozco desde hace más de veinte años y que vive en la provincia de Bumthang, en el corazón del reino himalayo de Bután. Es un hombre-tronco. Nació así. Vive en las afueras de un pueblo, en una pequeña cabaña de bambú de pocos metros cuadrados. No sale nunca y apenas se aparta del colchón, que descansa directamente sobre el suelo. Orina a través de un tubo y defeca por un agujero practicado en el suelo, sobre un arroyo que pasa por debajo de la cabaña, construida sobre pilotes. Llegó del Tibet hace cuarenta años, transportado por otros refugiados, y desde entonces siempre ha vivido ahí. El hecho de que siga con vida ya es bastante extraordinario de por sí, pero lo más impresionante es la alegría que emana de él. Siempre que lo veo manifiesta la misma actitud serena, sencilla, dulce y desprovista de afectación. Cuando le hacen pequeños regalos (comida, una manta, una radio, etc.) dice que no vale la pena llevarle nada: “¿Qué voy a necesitar yo?” pregunta riendo. A menudo encuentras en su cabaña a alguien del pueblo, un niño, un anciano, un hombre o una mujer que van a llevarle agua o un plato de comida, o a charlar un poco. Pero, sobre todo, dicen, van porque les sienta bien pasar un rato con él. Le piden consejo. Cuando surge un problema en el pueblo, normalmente se dirigen a él. De hecho, ¿podría interesarle algo que no fuera los demás? Cuando Dilgo Khyentsé Rimpoché, mi padre espiritual, iba a Bumthang, a veces le hacía una visita. Le daba su bendición porque nuestro amigo se la pedía, pero Khyentsé Rimpoché sabía que no la necesitaba tanto como la mayoría de nosotros. Ese hombre ha encontrado la felicidad en sí mismo y nada puede quitársela, ni la vida ni la muerte.