43

summit

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

martes

CONTEMPLAR LA NATURALEZA DE NUESTRA MENTE - 1

Cuando la mente se examina a sí misma, ¿qué puede averiguar sobre su propia naturaleza? Lo primero que se observa son las corrientes de pensamiento que no cesan de surgir casi sin que nos enteremos. Queramos o no, innumerables pensamientos nos atraviesan la mente, alimentados por nuestras sensaciones, nuestros recuerdos y nuestra imaginación. Pero ¿no está siempre presente también una cualidad de la mente, sea cual sea el contenido de los pensamientos? Esa cualidad es la conciencia primera que subyace a todo pensamiento y se mantiene mientras, durante unos instantes, la mente permanece tranquila, como inmóvil, sin perder su facultad de conocer. A esta facultad, a esta simple “presencia despierta”, podríamos llamarla “conciencia pura”, ya que puede existir en ausencia de construcciones mentales.
Continuemos dejando que la mente se observe a sí misma. Esta “consciencia pura”, indiscutiblemente la experimentamos, al igual que los pensamientos que surgen de ella. Por lo tanto, existe. Pero, aparte de eso, ¿qué podemos decir de ella? Si examinamos los pensamientos, ¿es posible atribuirles alguna característica?  ¿Tienen una localización? No. ¿Un color? ¿Una forma? Tampoco. Tan sólo encontramos en ellos esa cualidad, “conocer”, pero ninguna otra característica intrínseca y real. En este sentido es en el que el budismo dice que la mente está “vacía de existencia propia” Esta noción de vacuidad de los pensamientos es, desde luego, muy ajena a la psicología occidental. ¿Para qué sirve? En primer lugar, cuando surge una emoción o un pensamiento poderoso, como la cólera, ¿qué suele pasar? Nos invade con gran facilidad ese pensamiento, el cual se amplia y se multiplica en otros pensamientos que nos perturban, nos ciegan y nos incitan a pronunciar palabras y a cometer actos, en ocasiones violentos, que hacen sufrir a los demás y no tardan en convertirse para nosotros en una fuente de pesar. En vez de dejar que se desencadene semejante cataclismo, podemos examinar ese pensamiento de cólera para percatarnos de que está, desde el principio, “lleno de viento”. De este modo, podemos liberarnos de la influencia de las emociones perturbadoras.

Conocer mejor la naturaleza de la mente presenta otra ventaja. Si comprendemos que los pensamientos surgen de la conciencia pura y son reabsorbidos por ella, como las olas emergen del mar y se disuelven en él de nuevo, hemos dado un gran paso hacia la paz interior. En lo sucesivo, los pensamientos habrán perdido buena parte de su poder para atormentarnos. Para familiarizarnos con este método, cuando surja un pensamiento, intentemos observar su fuente, cuando desaparezca, preguntémonos dónde se ha desvanecido. Durante el breve lapso de tiempo en que nuestra mente no está atestada de pensamientos discursivos, contemplemos su naturaleza. En ese intervalo en que los pensamientos pasados han cesado y los pensamientos futuros todavía no se han manifestado, ¿no percibimos una conciencia pura y luminosa que no es modificada por nuestras elaboraciones conceptuales? Procediendo así, mediante la experiencia directa, aprenderemos poco a poco a comprender mejor lo que el budismo entiende por “naturaleza de la mente”.