76

76

33

33

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

sábado

LA LLAMA INVENCIBLE - 3

PEDRO MENCHÉN

En septiembre me reincorporé al trabajo en la fábrica. Carlos y yo reanudamos la costumbre de pelearnos cada vez que íbamos a por materiales al almacén de la fábrica, también caminábamos juntos por las tardes hasta la parada del autobús y, los domingos, como en los viejos tiempos, nos metíamos en cualquier cine de barrio para ver dos películas de reestreno. Yo había roto con Angelita y él había roto con Merche. En cierto modo, éramos una pareja, o yo me hacía la ilusión de que éramos una pareja.
Después de año y medio peleando, Carlos no había conseguido batirme con claridad y vencerme se había convertido para él en un reto. Carlos era un chico muy vital. Tenía demasiadas energías sobrantes, supongo, y necesitaba quemarlas de alguna forma. Pero para mí, obviamente, no era ese el caso. Yo simulaba interés por nuestras peleas pero en realidad lo único que quería era manosearle, abrazarle, acariciarle… y lo hacía cada vez con mayor descaro sin que Carlos, sorprendentemente, se diera cuenta ¡Pero si ni siquiera se había dado cuenta todavía de que era homosexual! Y eso era precisamente lo que más me atormentaba. “Si lo supiera, si supiera como soy!”, me decía. “¡Si supiera que estoy enamorado de él!” Creía que con eso se arreglaría todo. Creía que, cuando él se enterara, no sólo aceptaría mis sentimientos, sino que él mismo me manifestaría los suyos propios. Pues no había duda de que él también me quería.
“Si lo supiera… si lo supiera…” suspiraba yo cada noche, acariciando mi cuerpo desnudo debajo de las sábanas, lamentando el modo en que pasaban los días y desperdiciaba mi juventud sin compartir mi lecho con otro cuerpo joven. “Si lo supiera… Si lo supiera…” Hasta que un día lo supo. Y cómo.



Durante una pelea, en uno de esos momentos en que nuestras bocas jadeantes coincidían a escasos centímetros la una de la otra (una circunstancia muy corriente en las peleas cuerpo a cuerpo), la excitación que yo sentí en aquel momento fue tal que no pude controlarme y le di un beso. Fue un beso rápido y fugaz, pero un beso a fin de cuentas y tan cargado de deseo que nos dejó a los dos súbitamente paralizados, incapaces de reaccionar. Entonces, como por mutuo acuerdo, nos levantamos del suelo, nos alejamos algunos pasos el uno del otro y nos contemplamos a cierta distancia como los contendientes de un duelo.
-¡Así que eres maricón! –dijo Carlos al fin-, ¿Qué pasa, te gustan los hombres? ¡No me digas que eres maricón!
Aquella palabra, “maricón”, me sentó como una puñalada en el corazón. Era una palabra demasiado ofensiva. Yo no podía soportar que nadie me llamara maricón. Para mí la palabra “maricón”, como las palabras “marica” o “mariquita” no eran sino insultos. Insultos zafios, vejatorios. Ciertamente, yo estaba enamorado de él. Ciertamente, a mí me gustaban los chicos. ¡Pero yo no era un maricón!
-¡Qué callado te lo tenías! –dijo Carlos, con una sonrisita, intentando desdramatizar la situación al ver la expresión sombría de mi rostro.
Pero yo no podía perdonarle. No, ya no podía perdonarle. Por fin había llegado el momento de la verdad y ahora sabía a qué atenerme. Para Carlos, yo no era Pedro, yo no era un amigo y tampoco iba a ser su amante. Tan solo era un “maricón”.
Me marché de allí sin decir una sola palabra y no  volví a hablarle durante el resto del día. Tampoco le hablé al día siguiente. Ni al otro. Ni al otro…