66

66

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

viernes

LA LLAMA INVENCIBLE - 2

PEDRO MENCHÉN


Carlos se presentó un domingo a nuestra cita habitual en la plaza Elíptica en compañía de un amigo suyo de El Bercial. La presencia de aquel chico me incomodó bastante, ya que rompía nuestra intimidad, a pesar de lo cual no tuve más remedio que sonreír y poner buena cara. Sugirieron los dos que fuéramos a una discoteca que había en Pacífico, llamada Luna. Sí, claro, una discoteca. Llevaba tiempo preguntándome cuándo querría Carlos ir a una discoteca. Y ese fatídico momento había llegado. La discoteca Luna se convirtió a partir de entonces en nuestro lugar de encuentro los fines de semana. Marcó, de algún modo, un punto de inflexión en mi relación con Carlos, ya que fue allí donde él conoció, poco después, a Merche, una chica de Vallecas, con la que inició una relación sentimental.
A pesar de que había temido que algo así pudiera ocurrir, no fui capaz de asumirlo y sufrí una terrible decepción. De pronto me quedé solo y sin saber qué hacer con mi vida. Además, no soportaba estar lejos de Carlos los domingos, así que ideé una estratagema un tanto maquiavélica: seduje a Angelita, una amiga de Merche, y al poco tiempo íbamos a todas partes los cuatro juntos.
Pero aquella no era una situación agradable. No me gustaba ver cómo Carlos abrazaba, besaba y acariciaba a Merche. Y, menos aún, tener yo mismo que abrazar, besar y acariciar a Angelita para cumplir con mis deberes de “novio”. Angelita era una buena chica. Guapa, supongo, esbelta y con una larga cabellera negra.
Hay un momento (paradigma de muchos otros momentos) en que me veo a mi mismo bailando con Angelita en la discoteca Luna una de esas canciones lentas que ponían entonces en las discotecas sólo para las parejas (creo que ya no se hace eso, ahora ya no ponen canciones lentas para las parejas). De pronto se apagan las luces en la pista y emigran de allí los jóvenes que bailan sueltos, quedando sólo las parejas. Angelita y yo, como somos una pareja, nos acercamos el uno al otro y bailamos prácticamente abrazados. Hay chicas que mantienen una distancia prudente con su pareja cuando bailan canciones lentas, pero Angelita no. Angelita es una chica sin complejos y se arrima a mí sin falso pudor. Y yo, como cualquier chico heterosexual, me aprovecho de ello. Mi pene erecto, aprisionado en el pantalón, roza su pierna y yo me siento orgulloso de hacerle notar así mi virilidad. Pero entonces descubro a Carlos que está bailando con Merche no muy lejos de allí y hago algunos giros para acercarme a él y verle mejor. Me regodeo contemplando, por detrás, su cabeza, sus hombros, su espalda, sus glúteos. Luego giro para poder ver su rostro. Pues incluso cuando baila abrazado a Merche, Carlos siempre se fija en mí y me sonríe o me guiña un ojo y eso me devuelve a la vida. Pero esta vez no veo su rostro. Lo cubre por completo el cabello de Merche y la mano de ella que lo acaricia. Se están besando. Se están besando fogosamente. Y yo recuerdo aquellos versos de Bécquer que dicen:
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso.
Besar a Carlos se ha convertido en la obsesión de mi vida. Sueño día y noche con su boca. Adoro esos labios suyos tan dulces y carnosos, en los que siempre hay esbozada una sonrisa. Quisiera ser yo quien besara su boca,en vez de esa chica. Quisiera ser yo quien le abrazara y le acariciara. Y sin embargo, a quien beso, a quien abrazo y a quien acaricio es a Angelita. Pero ¿qué hago yo besando a esta chica? Intento que me guste, pero no lo consigo. Lo intentaré de nuevo. Quizá acabe gustándome. Qué más da una boca que otra. Qué más da un cuerpo que otro. Un sexo que otro. Pero no, no es lo mismo. La suavidad de Angelita me resulta insípida. Me deprime su debilidad y su empalagoso perfume. Me asusta su fragilidad y su vulnerabilidad femenina. Me da miedo, mucho miedo. El miedo que me dan todas las chicas desde aquel día en que mi tía Felipa me descubrió acariciando a una niña en la carpintería de mi padre. Sí, es eso lo que siento: miedo, mucho miedo. Por el contario, la rudeza masculina de Carlos me transmite poder y energía. Me da seguridad y confianza. No, no quiero besar a Angelita. No siento asco por ella. No, no es eso. Pero tampoco la deseo. A quien yo quisiera besar es a Carlos. Pero beso a Angelita. Le miro a él, pero la acaricio a ella. Le deseo a él, pero me abrazo a ella… Esa imagen del beso, del beso en blanco y negro, en una discoteca de Madrid, a principios de los setenta (como aquel otro beso en Nueva York o París a finales de los cuarenta), es para mí la imagen de un conflicto muy particular: el eterno conflicto entre la realidad y el deseo.

Carlos me dijo un día que había roto con Merche y yo, naturalmente, me apresuré a romper con Angelita. Sin embargo, poco después Carlos se reconcilió con Merche, y ¿qué hice yo? ¡Pues me reconcilié también con Angelita! Mi situación se estaba volviendo absurda y disparatada. Confieso, avergonzado, que nunca he utilizado a nadie de un modo tan descarado como utilicé a aquella pobre chica. Una noche en que no pude soportarlo más, cuando Angelita y yo nos separábamos, en vez de darle el habitual beso de despedida, le dije que lo había estado pensando y que… En fin, que no me sentía muy seguro de mis sentimientos y que… No sabía cómo decírselo. No quería hacerla sufrir. No quería que se sintiera herida o humillada, que pensara que era poco atractiva o algo así. El problema no era ella. El problema era yo… pero ¿cómo decirle que yo…? ¿Cómo decirle que en realidad quien a mí me gustaba no era ella ni ninguna chica, sino el novio de su amiga?
-Como quieras – me dijo Angelita, muy dolida, tratando de contener las lágrimas-, pero piénsatelo bien porque no habrá vuelta atrás. Si me dejas ahora… si me dejas de nuevo… ¡no quiero que vuelvas nunca más! ¿Me has entendido?
-De acuerdo –dije yo, con un suspiro de alivio-, Ya lo he pensado bien y… lo siento. Lo siento mucho… Yo…
Y no volví nunca más.