75

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

lunes

NUESTROS "YOES"

PRAKASH RATAN MIRCHANDANI - PSICÓLOGO
.
Va uno al psiquiatra y le dice: "Doctor tengo doble personalidad. No se preocupe póngase cómodo y charlemos los cuatro". Ya sé que es un chiste muy antiguo pero viene a cuento, porque hoy quiero hablaros de un modelo interesante en Psicología conocido como la 'Ventana de Johari' que puede ayudarnos a conocernos mejor. Aunque de entrada parezca que va a complicarlo todo, porque señala la existencia, no de uno, sino de cuatro yoes: el yo abierto, el yo oculto, el yo ciego y el yo desconocido. Obviamente lo de los cuatro yoes es un artilugio pedagógico, hay un solo yo pero tiene cuatro sectores. El yo abierto lo constituye todo aquello que yo conozco de mí y lo muestro a los demás. Se llama también yo conocido, porque es el único de los cuatro sectores que es conocido tanto por mí como por los otros. Es lo que mostramos sin esfuerzo y los demás captan sin dificultad. El yo abierto suele estar conformado por rasgos superficiales, más o menos convencionales, pero en todo caso nada conflictivos para mí. Muestro sólo lo que quiero mostrar. El yo oculto lo conforma todo aquello que yo conozco de mí pero que oculto a los demás. Es el sector del yo que es conocido por mí y desconocido por los demás. Pertenece a él todo lo que soy consciente de tener pero que no quiero que los demás descubran. Mark Twain decía que cada hombre es una luna con una cara oculta que nunca muestra a nadie. Si me atrevo a abrirlo es sólo con personas muy íntimas y si lo hago terminaré llorando, algo tiene este yo que es como una cebolla. A él pertenecen los sentimientos más íntimos, los gustos más ocultos, los deseos inconfesables, las vivencias más traumáticas. Hay personas que se sienten transparentes, creyendo que los demás ven lo oculto. El yo ciego, ciego porque no me veo pero me ven, se llama también desconcertante, porque está constituido por lo que yo no sé de mí y los demás sí conocen. Es el sector del yo desconocido para mí y conocido para los demás. ¿Desconcertante, verdad? Algo de mí, no conocido por mí y conocido por los otros, ¿qué será? Y aún queda otro yo, el cuarto, que más que desconcertante es enigmático: el yo desconocido. Desconocido para mí y desconocido para los demás, y sin embargo es una parte de mi yo que influye decisivamente en mi vida y en mi comportamiento. Al yo ciego se le llama también yo desconcertante, porque nos parece imposible que algo de "mi yo" sea ignorado por mí y sea evidente para los demás. Es como ver mi nariz o mis ojos, son vistos por los demás pero no por mí. El ejemplo más claro lo encontramos en lo que podríamos llamar la impresión que causamos en los demás. Habitualmente desconocemos lo que despertamos en los demás, sobre todo lo que despertamos de negativo, porque no se nos dice. Sin saberlo provocamos en el otro cosas que desconocemos, algunas positivas y otras no, damos la impresión de seguros, o de tímidos, de listillos, de graciosillos, de pelmazos, de antipáticos... Podemos conocer este yo si tenemos amigos sinceros que nos digan lo que no nos gusta oír. Sólo en las relaciones interpersonales podemos hacernos más conscientes de los contenidos de este sector del yo. Por eso las terapias de grupo son también especialmente eficaces en descubrir al yo ciego, digamos que el grupo nos pone delante un espejo donde poder mirar a ese yo. Cuando nos informan de él solemos negarlo, nos defendemos como gato panza arriba, damos un sinfín de explicaciones, cuesta admitirlo. El yo desconocido, ese sector que ni yo ni los otros conocen, es el inconsciente psicoanalítico. Es el sector de lo instintivo, de lo reprimido, donde bucean las psicoterapias profundas. Lo tengo dentro de mí, pero no tengo acceso directo a ello. Se manifiesta especialmente en los sueños. Si lees la Interpretación de los sueños de Freud, poco a poco, como beben las gallinas, quizás descubras aspectos insospechados de ese yo hermético y cerrado, pero que influye de la forma más decisiva en nuestra conducta, calladamente, sin que se advierta. Eres lo conocido, lo oculto, lo ciego y lo desconocido. Pero déjame decirte una cosa: Por encima de todo, sé tú mismo, no importa lo que seas.