75

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

martes

EN EL DIVÁN - 4

HACERNOS VISIBLES
.
JOSÉ IGNACIO DÍAZ CARVAJAL - MÉDICO PSICOTERAPEUTA - SEVILLA
.
Nos estamos haciendo visibles a una velocidad increíble, gracias a la presencia en televisión de gays o lesbianas. O con la existencia de barrios como Chueca, o a través de los medios en general, con temas como el día del orgullo, o el matrimonio gay. Pero la visibilidad definitiva es que nos vean a personas concretas en todas las áreas de la vida cotidiana.Y aunque todavía es posible vivir situaciones de insulto o rechazo, sobre todo en entornos concretos, hay que ir educando a la gente sobre nuestro derecho a expresarnos tal como somos. Ganar espacio social. A veces, viajando en el metro, o en algún lugar de encuentro juvenil, se pueden ver parejas que se tocan de una manera dulce, o se acarician levemente, como haría cualquier otra pareja hetero. Quizás los más jóvenes son los más atrevidos, al no tener que cargar con años de represión a sus espaldas. (No hace tantos años de la Ley de Peligrosidad Social). Hay formas de afirmarse y ser visibles en situaciones que se dan ante instituciones, como cuando a uno le preguntan sobre por la pareja, y se dice que uno está soltero, o dan por hecho una pareja heterosexual, y sin gran riesgo se puede decir que es alguien del mismo sexo. Cada vez más gente reacciona con mayor naturalidad. Se les educa al hacernos visibles. Y a nuestra autoestima le viene estupendamente afirmarse ante otro más. La homofobia social no va a desaparecer probablemente nunca del todo, pero sí que podemos disminuirla, forzando a que se nos tengan en cuenta y que formalmente no se atrevan a rechazarnos. Tenemos que reflexionar que el ser invisibles, en muchas situaciones (quizás ante los padres, o en el trabajo, o en nuestro propio bloque), estamos viviendo una vida que incluye una tensión añadida, que los heteros no tienen. La tensión de ocultar determinados gestos, o realidades, por vergüenza o temor, con lo que implica de humillación, y falta de derechos. Es una herida a nuestra autoestima y a la sensación de ser personas como los demás. No somos culpables, ni somos inferiores por ser como somos, y el invisibilizarnos es una operación psicológica que asocia culpa e inferioridad. O al menos temor. Y ya está bien. Hay que esforzarse por nosotros y por los que están en peores circunstancias personales o sociales. Y por todos los niños y adolescentes que tienen que afrontar su lesbianismo u homosexualidad, en absoluta soledad y sin referentes adecuados.