75

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

lunes

VIVIR PARA DENUNCIARLO

ÁFRICA: LA COMUNIDAD GAY
SIN DEFENSA FRENTE AL VIH-SIDA
...
Excluidos de la asistencia médica
y de los mensajes educativos,
siguen pagando buena parte del coste de la epidemia


J L DIEZ -REBELIÓN


Excluidos, humillados, maltratados o detenidos, los miembros de la comunidad gay en África siguen siendo diezmados por el VIH/SIDA y deben ser integrados de forma urgente en los programas de lucha contra la epidemia, según un nuevo informe. Como resultado de un año de investigación y de entrevistas con los actores nacionales e internacionales de la lucha contra el sida y la defensa de los derechos de las minorías sexuales, el informe "Off the map", realizado por la organización estadounidense International gay and lesbian human rights commission (IGLHRC), revela hasta qué punto "los gobiernos y los programas internacionales de lucha contra el sida relegan los derechos humanos elementales de las personas con prácticas [homo]sexuales en África"."La estigmatización relacionada con la homofobia, la negación de la homosexualidad y las legislaciones que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, han provocado que las cuestiones relativas a la transmisión del VIH entre personas del mismo sexo sean aún menos visibles y que hayan limitado drásticamente el acceso de esas personas a los servicios VIH", declaró Cary Alan Johnson, especialista principal de la IGLHRC para África y autor del informe. Este informe cita un buen número de testimonios de hombres y mujeres a los que se les prohíbe el acceso a la asistencia médica debido a sus prácticas sexuales, dando el ejemplo de un joven keniano expulsado de un centro sanitario porque solicitó una auscultación por una infección anal. Sin embargo, los pocos estudios llevados a cabo sobre las minorías sexuales han revelado que estos grupos son particularmente vulnerables a la infección. En Senegal, la tasa de prevalencia del VIH en el seno de la población está estimada en menos de un uno por ciento, pero sobrepasa el 21 por ciento entre los MSM (hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, por sus siglas en inglés), según un estudio nacional. De forma general, declaró un experto de la IGLHRC con motivo de una conferencia internacional sobre el sida en Abuja, Nigeria, en diciembre de 2005, "las estimaciones nos hacen pensar que la tasa de infección del VIH entre los MSM alcanza una media de cuatro a cinco veces superior que en el resto de la población. "Las mujeres que mantienen relaciones sexuales entre ellas, aunque en general se ven menos afectadas que las mujeres heterosexuales, registran igualmente "tasas de seroprevalencia más elevadas de lo esperado", señala el informe "Off the map" de 124 páginas, subtitulado "Cómo los programas VIH/SIDA fracasan a la hora de tener en cuenta las prácticas entre personas del mismo sexo en África"."La vulnerabilidad de los hombres y mujeres que mantienen relaciones sexuales con personas del mismo sexo no se debe a ninguna predisposición biológica, sino que es el resultado de un conjunto de violaciones de los derechos humanos y de las desigualdades sociales que aumentan el riesgo de infección por VIH. La discriminación hacia los gays alimenta la epidemia VIH/SIDA en África", indica el informe. Si en algunos países las relaciones entre personas del mismo sexo son toleradas, e incluso son legales, como en Sudáfrica, por el contrario, en otros países son susceptibles de ser sancionadas, de la simple multa a condenas de prisión incondicional (hasta 14 años de cárcel en Nigeria) e incluso la pena capital, principalmente en el marco de la Sharia, la ley islámica, como en Sudán o en los estados del norte de Nigeria. En Nigeria, los defensores de las minorías sexuales luchan desde hace un año contra una ley destinada oficialmente a prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero que prohíbe de hecho toda relación homosexual y criminaliza a toda persona o grupo defensor de los derechos de las minorías sexuales, identificados como los hombres y mujeres que mantienen relaciones con personas del mismo sexo, los bisexuales y los transexuales. De igual forma, Camerún fue recientemente señalado y condenado públicamente por el grupo de trabajo de las Naciones Unidas sobre las detenciones arbitrarias por haber encarcelado durante más de un año a 11 hombres sospechosos de homosexualidad. Uno de ellos, infectado por el VIH, murió varios días después de su excarcelación. Programas para las minorías sexuales para poner remedio a esta situación que constituye un peligro no sólo para las minorías sino para la población en general (buena parte de los MSM están casados), el informe de la IGLHRC recomienda a los gobiernos africanos armonizar las legislaciones nacionales con las leyes internacionales protegiendo así los derechos humanos y de las minorías sexuales, y perseguir a los autores de ataques físicos o verbales, expulsiones y otras formas de acoso contra estas minorías. Igualmente, el documento recomienda a los gobiernos establecer relaciones directas con las asociaciones de defensa de los derechos sexuales para mejorar la prevención de la infección y el acceso a la atención médica y poner a disposición de los detenidos preservativos y otras defensas. Dirigiéndose al gobierno estadounidense, el informe exhorta a las autoridades a "parar la exportación de la homofobia suprimiendo las restricciones a las subvenciones internacionales relacionadas con la salud reproductiva, que agravan la estigmatización contra las minorías sexuales". El informe indica, que por su parte, los socios capitalistas, deberían asegurarse de aumentar la financiación acordada a los gobiernos o a las organizaciones dispuestas a poner en marcha programas destinados a las minorías sexuales, mientras que las organizaciones presentes in situ deberían asegurarse de que esas minorías no sean excluidas de los mensajes y de los programas educativos sobre el VIH/SIDA."A menos que haya un aumento substancial de los recursos, sólo serán satisfechas las necesidades de menos del uno por ciento de los africanos que mantienen relaciones con personas del mismo sexo", estima el informe. Citando al doctor Dela Attipoe, del Programa nacional de control del VIH/SIDA/ETS en Ghana, el informe expone la falta de atención relativa a las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo, lo que "podría arruinar todos los avances realizados en la lucha contra el VIH/SIDA".