75

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

martes

CONCIENCIA DEL PERDÓN - 3


JORGE LOMAR - EL UNIVERSO HOLÍSTICO
Si el ataque no te hace feliz ¿por qué insistir?

En los artículos anteriores de esta serie hemos visto cómo en nuestra mente se ocultan una serie de programas que, a no ser que estemos atentos, conseguirán que en cualquier momento ataquemos a cualquier cosa.
Puede ser que el ataque solo sea mental, pero aun así, tendrá sus consecuencias emocionales. Si el ataque ya es emocional, viviremos momentos intensos de sufrimiento en alguna relación con los demás. Si el ataque es interno, en forma de culpa, nos sentiremos pequeños, temerosos y aislados. Si el ataque es físico, nos sentiremos heridos o fracasados. Siempre hay pérdida unida al ataque. ¿Por qué atacamos entonces?
Ataque mental
Para tener alguna conciencia de cómo atacamos a los demás y cómo nos atacamos a nosotros mismos, es preciso estar dispuesto ver los mecanismos de ataque en donde todo comienza: el ataque mental. Se manifestará en cierto tipo de pensamientos y sus correspondientes emociones consecuentes. Ambos verifican los programas de ataque que están ocultos en nuestras creencias, nuestra manera de ver el mundo y nuestro concepto de “yo”.
El ataque mental es cualquier tipo de pensamiento que nos separa de algo, que pretende dañar o que simplemente menosprecia, limita o debilita. Se siente como aquello que llamamos “negatividad”, independientemente de que el ataque esté dirigido hacia algo externo o hacia ti mismo.
Cuando culpamos, criticamos destructivamente, hacemos bandos, juzgamos a alguien, e incluso cuando lo clasificamos, especialmente si lo clasificamos de inútil o de peligroso, estamos atacando mentalmente. A partir de ese momento, surge una barrera emocional o energética que por un lado nos separa de la otra persona, y por otra nos mantiene presos a ella, ya que al ser un “enemigo”, una parte luchadora de nuestra mente permanecerá en constante vigilancia con respecto a esa persona. Esa parte de nuestra mente ha sido entrenada para hacernos sobrevivir, es rígida, sistemática y suele olvidarse de todo en pro de defendernos. Es primal, muy antigua, emocional y poderosa, cuyos surcos están profundamente arraigados en nuestra mente.
Ese mismo ataque puede dirigirse contra una idea, una circunstancia, una raza, una profesión, contra el mundo o incluso contra Dios, cualquiera que sea el sentido que este concepto tenga para ti. Y en cualquier caso se habrá abierto un toque de queda en tu mente.
En defensa propia
Si estás recibiendo algún tipo de ataque físico mientras lees este artículo, te aconsejo que intentes escapar o si no puedes, te defiendas físicamente como puedas. Esto es evidente y no es el nivel de trabajo del perdón. Como ya hemos dicho en los artículos anteriores, el perdón es un profundo acto interior. Perdonar no significa que no te defiendas de un ataque evidente. Perdonar se refiere a todos los casos en los que puedes hacer un ejercicio de autoconciencia, darte cuenta de qué es lo que estás defendiendo y qué pretendes con tu ataque.
El recurso “en defensa propia” lo estamos usando en muchas más situaciones que en los ataques físicos y directos. Lo empleamos constantemente ante cualquier percepción de ataque. Por ejemplo, cuando sentimos que se nos ha atacado verbalmente, se abren más posibilidades que simplemente responder con más ataque. Pero para ello habría que estar muy atento y bastante entrenado en el perdón. Si llevas tiempo trabajando, es más probable que puedas darte cuenta de lo que ha ocurrido cuando has recibido ese ataque verbal. Por un momento, sientes perfectamente qué es lo que en ti se ha sentido vulnerable. También puedes sentir qué es lo que en la otra persona se ha sentido vulnerable para haber tenido la necesidad de atacarte. En ese instante ya has encontrado un portal por el que puede entrar tu perdón, existe un vínculo entre la otra persona y tu. Ambos sois vulnerables, ambos estáis defendiendo vuestro “yo”. Entonces puedes llegar a comprender por qué tiene miedo el otro o porqué se ha sentido ofendido. E incluso puede que no entiendas los motivos del otro, pero te des cuenta de que aquello que se ha puesto a la defensiva en mi, solo es mi propia sensación de debilidad. Y eso es lo que pretende el ego, que hagas caso siempre a tu debilidad, que te identifiques con ella.
En defensa de la verdad
También atacamos cuando alguien tiene una idea distinta de la nuestra. Parece que hay una parte dentro de ti que se retuerce y se siente herida simplemente porque otra persona tiene una visión distinta del asunto. Esa parte dentro de ti no es más que un programa que va a colocar inmediatamente a la otra persona en otro bando. En poco tiempo la ha catalogado de “enemigo”, aunque sea a un nivel sutilmente subconsciente y ni tu sepas que haya sucedido esta inmediata clasificación. Tú te has sentido identificado con una opinión, y si la opinión es rebatida, la defiendes del mismo modo que si fuera “en defensa propia”.
Puede, incluso, que pienses que tu opinión es la verdad, y que eso te justifica para defenderla, atacando al otro. Sin embargo, la verdad no necesita ser defendida. No es necesario hacerle ver al otro la verdad si él no quiere.
La verdad no necesita ser defendida.
Muy relacionado con la creencia de tener que defender la verdad atacando a otro, está la idea de utilizar la culpabilización como herramienta didáctica. ¡Para que aprenda! ¡Lo hago por tu bien! En realidad el ataque pretende dañar, no pretende en absoluto que el otro aprenda nada, ya que sin duda, ese no es el modo de enseñar nada a nadie. La acción que surge de este pensamiento pretende aliviar la ira, proyectar la culpa y quedar por encima, es decir, establecer el poder sobre otro. Lecciones de separación y conflicto, en definitiva.
En otros casos, una persona puede hacerte sentir ofendido solo con su presencia. La defensa propia también puede saltar para justificar tu ataque. Solemos decir que esa persona tiene mala energía o no nos produce “feeling”. Pero este planteamiento ha cometido el primer error de quien realmente se dedica a trabajar el perdón. Se ha colocado al problema fuera de tu mente. El mal “feeling” que percibes en el otro ha surgido en tu propia mente y precisamente de su manera de percibir al otro. Tú tienes el poder de cambiar tu percepción de él en lugar de derrochar energía juzgando.
Muy habitualmente, es nuestro estilo de vida el que se ve amenazado por alguna causa percibida en el exterior, y la defensa propia se fusiona con el profundo miedo al cambio que suele paralizarnos cuando se tambalea nuestro marco de comodidad.
En este mismo contexto, es muy habitual que ataquemos “en defensa de mi imagen”. Defender la propia imagen a veces se refiere al prestigio o al honor como si todo eso fuera la parte esencial de tu identidad, la máxima verdad que te sustenta. Te puedes imaginar cómo salta esta “defensa propia” en estos casos, como si fuera un resorte. Bajo este modelo de pensamiento, toda tu seguridad, comodidad y estilo de vida está orquestado en el modo en que te ven los demás. Si eso fracasa, tu trabajo, tu poder, tu aparente identidad se podría venir abajo. En definitiva, cualquiera que sea la imagen que uno quiere preservar ante los demás, muchos de los ataques mentales a los que recurrimos pretenden defender tu personaje. Incluso en ocasiones, se defiende un personaje débil, victimista o enfermizo, ya que se cree necesitar esa consideración por parte de los demás.
En defensa de otro
En otros casos, nuestro ataque se justifica porque estamos defendiendo a otra persona a la cual consideramos indefensa (por si alguien se ha olvidado, vuelvo a colocar el ámbito de trabajo fuera de los ataques físicos, sino en los ataques psicoemocionales).
La mayor parte de las veces, lo que hacemos es tomar partido automáticamente por algo en lo que estamos involucrados emocionalmente.
Es decir, parecemos defender a otro, pero en realidad estamos defendiendo un interés propio. A veces el interés propio es tan sutil como una lealtad, una amistad, una simpatía o un lazo familiar que parece obligarte a entrar a formar parte de un conflicto.
Muchas veces surge nuestra ira cuando vemos sufrir a las personas que más queremos. Eso te hace sufrir mucho y muy a menudo es este mismo sufrimiento el combustible de nuestro ataque. Basta con que le des suficiente crédito a estos pensamientos para verte envuelto en cualquier tipo de guerra o conflicto.
Atacar para controlar
Una gran cantidad de energía mental mal canalizada está destinada a atacar a otras personas con el fin de que hagan lo que tú quieres. Nos resulta familiar, al haber sido educados de esta manera es un programa profundo. Para muchos padres no existe recurso alguno más allá del grito o la amenaza para movilizar a sus hijos. Y este mecanismo se suele transferir de padres a hijos, de hermanos a hermanos. ¡Cuántos conflictos surgen entre los humanos porque unos intentamos modelar a otros a nuestra imagen y semejanza!
Aceptar al otro, respetar sus motivos y todo el paradigma que lo sostiene es un sofisticado arte que toda persona debería estar interesado en comenzar a practicar. El programa del control, igual que cualquier otro, se puede cambiar. Porque cuando das libertad, te liberas.
Cuando das libertad, te liberas.
Ataque a mí mismo
Cuando nos sentimos incapaces de algo, cuando nos preocupamos por algo que podría pasar, o cuando tememos que algo se repita, así como cuando nos culpamos de algo, nos estamos atacando mentalmente a nosotros mismos. Entonces nos sentimos fragmentados, divididos por dentro, deshechos en nuestra autoestima.
El ataque a mi mismo puede venir de la mano de un error que aparentemente hemos cometido, y sobre el cual nos juzgamos a un nivel de identidad, algún susurro programado que subliminalmente te dice “eres malo”. Como si se olvidase que cometer errores es lo más natural en el ser humano, que el mundo que vemos es imperfección en estado puro y que
la mejor actitud que podemos tomar ante los errores es aprender y perdonar.
Un error es un punto álgido de aprendizaje, ser consciente de él lo convierte en un éxito.
Cualquier éxito de nuestra vida habrá estado precedido por multitud de errores. Y más aún cuando llevamos la escena al ámbito de las relaciones humanas.
Hay personas que piensan, aunque sea sin darse cuenta, que
culparse duramente por un error le ayudará a aprender mejor, y de nuevo, hacen de la culpa su herramienta didáctica. Sin embargo, el aprendizaje no puede funcionar mediante el ataque. El ataque, precisamente, provoca el ambiente mental que impide cualquier aprendizaje. Será mucho más productivo que te sientas bien mientras observas la mecánica de un error e intentas aprender. Tu energía mental estará limpia, no necesitará defensas y tu mente se mantendrá fresca y abierta.
Cuando la motivación de un aprendizaje es el miedo, es posible que tu motivación la consideres muy importante, pero el proceso de aprender se hará muy difícil. La mente que realmente aprende está aprisionada entre las defensas y límites que le impone la mente que lucha.
Una preocupación o miedo recurrente, es otra forma sutil de ataque a ti mismo que pone en guardia a la parte defensora de tu mente, y te manifiesta debilidad y desconfianza. También el miedo se puede perdonar. Para perdonar cualquier preocupación o miedo, debes darte cuenta de que estás temiendo a tu pasado, y de que ese mecanismo será empleado por el ego para debilitarte mediante hipótesis terroríficas proyectadas en tus fantasías de futuro.
También ayudará cuando te des cuenta, de una vez por todas, de que lo único que puedes controlar en tu mundo es tu mente, y este poder es absoluto. Pero no intentes controlar antes a tu mundo que a tu mente, o tu mundo acabará controlando a tu mente y a ti.
Compasión
Compasión no es lástima. Cuando alguien te da pena, lo sitúas por debajo de ti y en realidad, lo separas de ti. Compasión no es simpatía. Puedes sentir compasión por alguien y no estar de acuerdo con su manera de ver el mundo. Compasión no es sentir lo mismo que siente el otro. Si eso fuera compasión, dos personas enfadadas estarían en actitud compasiva.
La compasión tiene dos niveles, uno humano y otro espiritual. Al nivel humano sí se emplea la empatía, que significa que percibes con absoluta claridad lo que el otro siente. Por supuesto, cualquiera podría decir que es imposible que dos personas sientan lo mismo al tener mentalidades y experiencias completamente distintas. Sin embargo, cuando una persona es lo suficientemente madura y autoconsciente como para haber desarrollado la empatía verdadera, sabe que los sentimientos humanos son muy básicos y siempre los mismos sin importar edad, género, raza, ideología o generación. Y a este nivel puede conectar con la otra persona.
La mente humana dispone de dos partes. Una de ellas se dedica a defender, a luchar, está en controversia con todo lo que ve, analiza y desmenuza, busca el defecto constantemente, ve peligro en todas partes, y provoca todos los conflictos que vive. De esta parte de la mente hemos estado hablando al referirnos a los distintos tipos de ataque mental.
La otra parte solo tiene el objetivo de aprender, unificar, y caminar pacíficamente hacia la verdad, busca crecer y expresar amor. Esta parte te conecta contigo mismo, con los demás y con todo.
La compasión sucede cuando te sitúas en esta parte de tu mente. Puedes hacerlo con solo desearlo. Entonces, todos los ataques que habías urdido y percibido comienzan a verse de otra manera. Al entrar en el modo de aprendizaje, comprendes el miedo que el otro siente. ¡Cómo no ibas a comprenderlo! Te has pasado toda tu vida sintiendo miedo. Descubres que, bajo la apariencia peligrosa, iracunda o dolorida de la otra persona, hay una vulnerabilidad que compartes con él. Lo puedes percibir como a un hermano en este viaje de aprendizaje, y te unes a él en la vulnerabilidad humana.
A un nivel más profundo, la compasión es descubrir que bajo todos los disfraces que tanto yo como el otro interpretamos, está el Ser, la Vida sin límites ni forma, el Amor puro que somos. Alguno se le llama “ver la luz”. Ver su Verdad. Ver tu Verdad.
Si, ¡somos humanos! Muchas veces no será nada fácil ver la esencia del otro tras sus convincentes disfraces que hacen saltar por los aires nuestro equilibrio emocional y disparan automáticamente nuestro juicio más duro. ¿No resulta extraño que nuestra mente esté tan entrenada en mil maneras en hacernos daño? Pero bajo todos esos programas, nuestra esencia reclama que regresemos al conocimiento de la verdad. Entonces, desde la verdad, podremos ver los programas de sufrimiento con tanta facilidad que dejaremos de creerlos, y por tanto, los desconectaremos. ¡Programa desinstalado satisfactoriamente! ¡Qué gran liberación!
Muchas de las veces no somos capaces de ver la paz y el amor profundos en el otro hasta que nos centramos y vemos la paz y el amor profundo en nosotros mismos. Si has podido descubrir un ataque mental en tu vida, ya sea emitido o recibido, recuerda que dispones del don de la compasión. Es una parte profunda y esencial de tu mente. Cuando puedas, desplaza por un momento tu atención de los programas de dolor y dedica unos minutos de silencio a encontrar esta parte de ti, tu verdadera identidad, y desde aquí, vuelve a mirar lo que pasó.
Un trabajo irremediablemente unido al perdón profundo consiste en ejercitar la conciencia de lo que eres realmente, la conciencia esencial. La experiencia de saber lo que somos nos llevará a ver de otro modo, a nosotros mismos y a todo lo que percibimos. Es el salto a la conciencia espiritual.