900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

martes

EVITAR ECHAR LA CULPA A LOS DEMÁS



Culpar sistemáticamente a los demás por nuestros padecimientos y ver en ellos a los únicos responsables de nuestros sufrimientos equivale a garantizarnos una vida miserable. No subestimemos las repercusiones de nuestros actos, nuestras palabras y nuestros pensamientos. Si hemos sembrado semillas de flores y plantas venenosas mezcladas, no hay que extrañarse de que la cosecha sea mixta. Si alternamos comportamientos altruistas y perjudiciales, que no nos sorprenda recibir una mezcla de alegrías y sufrimientos. Según Luca y Francesco Cavalli-Sforza, padre e hijo, el primero genetista de poblaciones y profesor en la Universidad de Stanford, el segundo filósofo: “Las consecuencias de una acción, sea la que sea, maduran a medida que pasa el tiempo y antes o después recaen sobre quien las ha realizado; no se trata de una intervención de la justicia divina, sino de una simple realidad”.  En efecto, considerar que el sufrimiento resulta de la voluntad divina conduce a una incomprensión total de las calamidades repetidas que abruman a determinadas personas y determinados pueblos.  ¿Por qué un ser Todopoderoso iba a crear unas condiciones que produjeran tantos sufrimientos?  Desde la perspectiva budista, somos el resultado de un elevado número de actos libres de los que somos responsables.  El VII Dalai Lama escribió:

Un corazón helado por el agua de los tormentos
es el resultado de actos destructores,
el fruto de nuestra propia locura:
¿no es triste culpar de ello a los demás?

Este enfoque está relacionado con la noción budista de Karma, casi siempre mal comprendida en Occidente. Karma significa “acto”, pero también designa la relación dinámica que existe entre un acto y su resultado. Toda acción –y por lo tanto toda intención subyacente- es considerada positiva o negativa según sus efectos sobre la felicidad y el sufrimiento. Tan descabellado es querer vivir feliz sin haber renunciado a los actos perjudiciales, como poner la mano en el fuego esperando no quemarse.  Tampoco es posible comprar la felicidad, robarla o encontrarla por casualidad; debe cultivarla uno mismo. Así pues, para el budismo el sufrimiento no es una anomalía o una injusticia; está en la naturaleza del mundo condicionado que llamamos samsara. Es el producto lógico e inevitable de la ley de causa y efecto. El budismo califica el mundo de “condicionado”, en la medida en que todos los elementos que lo componen resultan de un número infinito de causas y de circunstancias sujetas a la impermanencia y a la destrucción.

¿Cómo considera el budismo la tragedia de los inocentes torturados, asesinados o víctimas del hambre?  A primera vista, sus sufrimientos parecen debidos a causas mucho más trágicas y poderosas que simples pensamientos negativos. Sin embargo, la insensibilidad de los que dejan morir de hambre o de odio de los que torturan es lo que provoca los inmensos sufrimientos de gran parte de la humanidad. El único antídoto para estas aberraciones consiste en evaluar los sufrimientos de los demás y en comprender en lo más profundo de uno mismo que ningún ser vivo del mundo desea sufrir. Según el Dalai Lama: “Buscar la felicidad permaneciendo indiferente al sufrimiento de los demás es un trágico error”.