43

summit

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

miércoles

RAZÓN DE AMOR

PEDRO MENCHÉN

La historia de mi vida es, en realidad, la historia de mis amores. Yo siempre he estado enamorado. Siempre he dependido emocionalmente de alguna persona sobre la que proyectaba la razón de ser de mi vida. Yo hubiera amado siempre a la misma persona, pero las relaciones inevitablemente se terminan y uno tiene que iniciar nuevos contactos de los que surgen nuevos amores. Cada uno de esos amores ha significado un acontecimiento relevante de mi vida, un hito de mi vida, un capítulo de mi vida, y todos ellos juntos han conformado finalmente el argumento de mi vida, el libro de mi vida…
No importa a quién se ame. El objeto del deseo es un puro accidente. Lo importante es lo que se siente. La emoción que nos produce la persona amada, la fascinación o el embeleso que nos provoca su presencia. El amor es algo irracional. Cuando nos gusta o nos atrae alguien, nos gusta y nos atrae porque sí y es inútil tratar de explicarlo o de justificarlo. Hay personas que no se enamoran. Yo, sin embargo, nunca he estado libre de esta espantosa dependencia, de esa horrible esclavitud que es el amor. Ignoro por qué algunas personas tenemos esa necesidad de amar por amar y otras no. Debe ser un signo de debilidad de carácter, una especie de complejo de inferioridad que nos induce a magnificar y a exaltar a la persona amada.
El amor puede provocar las emociones más fuertes e intensas capaces de experimentar el ser humano. Nada como el amor para hacernos felices, pero nada como el amor para hacernos desdichados. Pues, como todas las cosas, el amor tiene su envés que es el desamor. Y toda historia de amor acaba en desamor más tarde o más temprano.
El amor es la droga más exquisita jamás inventada. Nada altera tanto la psique y el metabolismo como el amor. El amor puede transformar radicalmente el carácter y la personalidad humana. Cada experiencia amorosa implica un giro drástico en nuestra vida y en nuestra manera de ver las cosas, tal vez porque tendemos a mimetizarnos y adoptamos el punto de vista de la persona amada o, como mínimo, nos dejamos influir por él.
Al ser el amor una droga, crea adicción. Pero, en general, sus efectos son positivos: dulcifican el carácter, lo vuelven más pacífico y tolerante, lo limpian de antiguos resentimientos y vilezas. Eso, en caso de que el amor sea correspondido de un modo o de otro, ya que si el amor no es correspondido o ni tan siquiera es conocido por la persona amada… entonces la experiencia puede ser terriblemente dolorosa y frustrante.
Y ya, en el plano social, al margen del sexo o del deseo, es evidente que hay un sentimiento amoroso que busca la fraternidad universal, del mismo modo que hay un sentimiento de odio que busca la destrucción y la discordia. Efectivamente, hay personas que necesitan amar lo mismo que hay otras que necesitan odiar. Existen esas dos clases de personas. Son los dos polos opuestos de la condición humana. Hay asesinos a sueldo, gente que mata sin escrúpulos por dinero, pero también hay Médicos sin Fronteras, gente que trabaja gratuitamente para salvar vidas ajenas. Gente que construye y gente que destruye. Gente generosa a la que le gusta dar y gente mezquina que sólo sabe recibir.
Afortunadamente los excesos del odio son siempre frenados y compensados por los excesos del amor. Siempre que se declara una guerra en algún sitio, allí están los pacifistas y los antimilitaristas manifestándose para protestar. Siempre que se produce una injusticia social, allí están los militantes del amor llamando la atención pública para que el daño sea reparado lo antes posible. No es posible imaginar un mundo sin odio, pero tampoco sin amor.
Quizá pueda parecer un tanto ingenuo o iluso, pero pienso que, a la larga, el amor siempre triunfa sobre el odio. De un modo o de otro, el amor acaba restableciendo la armonía en el mundo y curando las heridas morales de la humanidad.