43

summit

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

lunes

EL PODER DEL PENSAMIENTO FLEXIBLE

WALTER RISO
Estar dispuesto a dudar, cambiar de opinión y aceptar los errores, parece ser una buena estrategia para evitar el estrés, la depresión y la mala relación con los demás.
Actualmente, las investigaciones realizadas por psicólogos y sociólogos a nivel mundial muestran que la gente cuyo procesamiento de la información es cerrado y resistente al cambio, no solo generan trastornos psicológicos personales sino que afectan significativamente a la sociedad en la que viven. El poder del pensamiento flexible radica en dos puntos clave: mejorar la calidad de vida e incrementar la fuerza adaptativa.
Los individuos poseen tres tipos de mentes bien diferenciadas. Primero las personas dueñas de la verdad y cuyas creencias, principios y valores son inalterables cuentan con una mente rígida. Segundo, los individuos sin ideología y que no gustan de profundizar en las ideas. “Es una mente cómoda que se adapta al recipiente que la contiene. No deja huella”. Y tercero las personas de mente flexible que tienen principios, pero suelen revisarlos y dudar de ellos, dependiendo de la evidencia que tenga enfrente, la mente flexible está abierta al cambio y a las nuevas experiencias, son capaces de escuchar otras opiniones con respeto y sin prejuicios.
Las personas que tienen pensamientos flexibles crean enfoques mentales desde diferentes perspectivas, todo lo contrario del pensamiento rígido o dogmático. Entonces una persona flexible podrá encontrar formas creativas de solucionar los problemas; en cambio, una persona rígida intentará resolver sus dificultades siempre de la misma manera, aunque no obtenga los resultados que desea. Incluso difícilmente da su “brazo a torcer”, a tal punto que prefiere perder lo poco que ha obtenido porque no sabe ceder. En cambio, un pensamiento flexible permite a las personas tener facilidad para relacionarse en los diferentes ambientes, permite estar en capacidad de interactuar y de aceptar a los demás tal y como son.
El estilo de cada persona se va formando a lo largo de su vida, desde sus tempranas experiencias. Sus modelos a seguir serán principalmente los familiares. Una persona criada por un padre rígido tendrá más probabilidad de generar rigidez, o su contrario, permisividad, o incluso con conductas caóticas, pues se rebela y desobedece a los esquemas que lo obligan a seguir.
La mente flexible fortalece el yo, por eso la mejor estrategia que los padres pueden usar para criar a sus hijos es proporcionarles el apoyo afectivo y emocional que necesiten para crecer y desarrollarse, dándoles un buen clima en el que se sientan totalmente queridos. Al igual que una planta necesita sol y lluvia, el niño necesita cariño y protección, pero también requiere que se respeten sus gustos, creatividad, sus actitudes constructivas, talentos y vocación. Los hijos no son propiedad de nadie y hay que alentarlos a que desarrollen su individualidad, el respeto y consideración por los demás.
El objetivo principal de toda persona debería ser lograr la plena felicidad, tomando como camino a seguir el que tenga menos obstáculos y le brinde completa comodidad. Para lograr esto se necesita estar preparados para cualquier tipo de adaptación que sea necesaria y no temer el cambio. Las personas de mente flexible tienen la habilidad de buscar o crear caminos correctos para el desarrollo de sus planes y si por algún motivo el camino no les brinda lo que ellos necesitan están completamente dispuestos a dudar de ese principio, escuchar consejos y mejorarlo o cambiarlo por uno mejor, para lograr así llegar a la meta anhelada. En conclusión, el pensamiento flexible es un factor de protección contra las enfermedades psicológicas, genera mayor bienestar y mejores relaciones interpersonales, y nos acerca a una vida más tranquila y feliz. Si decidimos ser flexibles, nos quitaremos un enorme peso de encima al ver que nada está predeterminado y que, por lo tanto, tenemos que decidir por nosotros mismos basándonos en nuestros instintos y conocimientos en lugar de seguir un esquema planteado por una sociedad rígida e inflexible que no es capaz de ser imparcial y mantiene a las personas presas en sus reglas.
Para poder cambiar el hecho de tener una mente rígida a una mente flexible es necesario que estemos más conscientes de nuestras actitudes, comportamientos, nuestro entorno, las formas de apreciar, analizar y valorar todo lo que nos rodea y cómo reaccionamos ante diferentes situaciones que afrontamos diariamente. Si tomamos esto como un ejercicio diario, nuestra mente poco a poco irá dejando los prejuicios, las tradiciones y sobretodo el dogmatismo; dándonos definitivamente un mejor estilo de vida y ayudándonos a conseguir las metas a las que queremos llegar.