**

**

**

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

sábado

DESPEDIDA POR LESBIANA

La periodista Isabel Quintairos acudió el pasado 25 de noviembre a nuestro Instituto para dar una conferencia sobre la violencia de género. En esta instantánea la vemos acompañada de varios alumnos que se solidarizaron con su causa.

LA VOZ DE ASTURIAS

Trabajó como periodista 17 años en la cadena Cope de Santiago de Compostela y, tras una excedencia de algo más de tres años para trabajar en la Diputación de A Coruña, quiso volver a su puesto de trabajo y se encontró una negativa por respuesta. Isabel Quintairos tiene en su haber la primera sentencia de España, dictada por la titular del Juzgado de lo Social número 2 de Santiago, que considera un despido nulo por razones ideológicas y de orientación sexual. "Nunca había tenido demasiados problemas en el trabajo y, cuando me ofrecieron ser jefa de prensa del BNG, solicité una excedencia. En su momento, al negarme el regreso, me llegaron a decir que perdían dinero y que mi puesto lo ocupaban dos becarios, pero no estaba pidiendo nada que no me correspondiese", explica Quintairos, que matiza que además de trabajar para el BNG, "pese a que no soy afiliada", también pesó en la decisión de sus jefes el hecho de que se hubiera casado con una mujer durante su excedencia, que solicitó en marzo del 2004."Negaron que fuera por eso", indica, explicando que el juicio se celebró en noviembre del 2007 y la sentencia, a su favor, apareció en enero del 2008, aunque no fue hasta abril que fue readmitida en su puesto. Pero con trampa. "Me tuvieron tres días sin tarea, sin ordenador, sin teléfono y sin sitio en la redacción, hasta que me entregaron otra carta de despido". La empresa recurrió la sentencia, volvió a perder al ser declarado nulo de nuevo el despido por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia y, en agosto, llegó a un acuerdo con la periodista. "Me pagaron algo por casi 20 años y me fui al paro, donde sigo", explica, relatando también las graves consecuencias para su salud y poniendo su caso como ejemplo para la lucha que, aún hoy y más a un paso del Día del Orgullo, tiene que seguir activa para que la orientación sexual no sea motivo de discriminación en ningún ámbito y de la igualdad legal se pase realmente a la social.

Puedes leer la ponencia de Isabel Quintairos sobre "Lesbofobia en el ámbito laboral" pulsado sobre el titular de esta entrada.