55

55

654

9

iniciativas que educan

lgm

lgm

das

29

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

NR

NR

POESÍA

POESÍA

esc

CORTO

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

miércoles

HOMOFOBIA ESCOLAR

FERRAN BARRI - PSICÓLOGO

A pesar de los cambios legislativos que se han producido en nuestra sociedad en los últimos años, nos damos cuenta que en el día a día se siguen dando situaciones de discriminación a personas por razones de orientación sexual o de identidad de género. En el momento del nacimiento se nos clasifica como niños o niñas en función de nuestro sexo genital y a partir de ese momento se nos presenta en sociedad de una determinada manera, se nos trata como niños o como niñas y se espera de nosotros un determinado comportamiento social dependiendo del sexo que nos han atribuido. Hay niños y niñas que no responden a los parámetros que familia y sociedad esperan de ellos, pues se pueden sentir pertenecientes al sexo opuesto al atribuido al nacer o se pueden sentir atraidos por personas de su mismo sexo, es decir pueden ser transexuales o homosexuales. En la escuela se reproducen conductas que se dan en la sociedad y ciertos niños pueden ser especialmente crueles con las personas que transgreden la norma, a quienes presentan ante el resto de compañeros como merecedores de los malos tratos a los que les someten. Estos malos tratos pueden ser físicos, pero siempre son psicológicos pues tratan de vejar, de humillar, de someter a estos compañeros diferentes, por el mero hecho de serlo. Podemos hablar de bullying homófobo o transfóbico, puesto que se dan una serie de circunstancias propias de este tipo de maltrato a las personas por razón de su orientación sexual o de género. En este tipo de acoso escolar se escoge a las víctimas por su condición, sirviendo la misma como pretexto del acoso y de justificación del mismo ante el resto de compañeros. En estas situaciones se usan expresiones o se realizan actos burlescos de contenido homófobo o transfóbico, con el ánimo de infravalorar a las víctimas y de difamarlas ante el grupo. En ocasiones ni tan siquiera la víctima es homosexual o transexual, sino que se le atribuye ello, con la misma intención. Cuando se producen estas situaciones se hace imprescindible la intervención. Todos podemos y debemos actuar, la familia debe dar apoyo a la víctima, comunicar cualquier sospecha de acoso en la escuela, respetar las tendencias y orientaciones de los hijos y no tolerar ningún tipo de conducta discriminatoria; en la escuela tampoco se deben tolerar este tipo de conductas, se deben trabajar los valores con el grupo-clase, entender y atender a la diversidad, respetando las diferentes opciones sexuales de los alumnos y formarse para ello; la Administración debe actuar activando campañas de concienciación social para que se evite cualquier trato discriminatorio a estas personas, formar al profesorado para que conozca y actúe ante situaciones escolares relacionadas con la orientación sexual y de género y dejar de considerar patológica la transexualidad; finalmente, los medios de comunicación, pueden y deben ser rigurosos, serios y respetuosos cuando abordan situaciones de la vida en las que aparecen personas transexuales u homosexuales.