55

55

654

9

iniciativas que educan

lgm

lgm

das

29

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

NR

NR

POESÍA

POESÍA

esc

CORTO

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

martes

REDADA DE VIOLETAS

LA REPRESION DE LOS HOMOSEXUALES
DURANTE EL FRANQUISMO


.

ARTURO ARNALTE BARRERA - DOCTOR EN HISTÓRIA CONTEMPORÁNEA -

Considerados como delincuentes, muchos homosexuales españoles, además de sufrir todo tipo de insultos, agresiones y humillaciones, fueron víctimas de una represión estatal organizada, que apuntaba a la estigmatización, la segregación e incluso la reclusión en cárceles o colonias penitenciarias (verdaderos campos de concentración) durante el franquismo. Primero en virtud de la Ley de Vagos y Maleantes y, a partir de 1970, de la de Peligrosidad Social, en un siniestro episodio que ha permanecido hasta ahora prácticamente ignorado.
Redada de violetas rompe ese silencio y aborda con valentía, la historia del colectivo homosexual en la España de Franco. Esta obra presenta las increíbles peripecias de personas encarceladas por su orientación sexual o sometidas a terapias médicas, que han decidido brindarnos su testimonio. Pese a estar perseguidos, ser ridiculizados por la opinión pública y tener que vivir condenados a las catacumbas durante cuarenta años, gays y lesbianas, aprendieron a desarrollar sus propias estrategias para desafiar las prohibiciones, delimitar espacios secretos de encuentro y vivir con valentía su sexualidad y sus amores, burlando la presión social y la represión policial. Con prólogo del ex ministro de Educación y Ciencia, Jerónimo Saavedra, Arturo Arnalte recoge, a partir de fuentes orales, iconográficas, bibliográficas, de prensa y de archivos estatales y privados - con humor y desenfado - la picaresca con la que desafiaron al sistema quienes eran etiquetados como "violetas", mariposas, marimachos y otros tantos epítetos despectivos.
Hoy, tras la travesía del desierto, quienes fueron presos por su homosexualidad reclaman una reparación moral y económica, al igual que en su día la recibieron los represaliados políticos. Su causa sigue siendo la asignatura pendiente de la democracia.