75

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

lunes

LA IGUALDAD NO HA SIDO IGUAL PARA TODOS

OLGA ALARCÓN - COMISIÓN DE EDUCACIÓN DE GEHITU - DIARIO VASCO
Escuchamos muchas veces: ¿pero si ya son iguales, qué más quieren los gays y lesbianas? La igualdad legal para gays y lesbianas llegó hace unos años y trajo importantes mejoras sociales, pero no ha sido igual para todos. No es igual para los que viven en pueblos pequeños o en el gran Bilbao. Aquellos acosados por la moral homofóbica del entorno de esas pequeñas poblaciones, no se atreven ni tan siquiera a ejercer los derechos logrados. Tampoco es igual la situación para un joven o una joven homosexual que para un homosexual o lesbiana adulta. Para estos últimos las mejoras han sido evidentes en la protección a su pareja, en sus condiciones laborales y en otros numerosos aspectos de la vida.
¿Qué ocurre con los jóvenes gays y lesbianas que están en periodo de crecimiento y formación? ¿Los estamos tratando con el respeto y la protección que proclaman los organismos internacionales de los que forman parte nuestros gobiernos? Al hablar de la protección de los jóvenes hay dos espacios fundamentales a tener en cuenta: la escuela y la familia. Hace años que empezamos a trabajar en la escuela y nos dimos de bruces con una terrible situación. Los jóvenes LGTB eran invisibles, ellos mismos ocultaban su orientación para así zafarse de los insultos y agresiones del resto del alumnado; y el profesorado miraba hacia otro lado ante esa realidad, haciendo una dejación absoluta de sus funciones educativas.
Con el fin de cambiar esta situación Gehitu lleva varios años trabajando con los diferentes estamentos escolares, para acabar con la invisibilidad de los y las jóvenes gays, lesbianas y transexuales. Pero ¿y la familia? O mejor dicho ¿cómo se encuentran los jóvenes gays y lesbianas en sus familias? ¿Cómo se encuentran los jóvenes transexuales y bisexuales? ¿Por qué tantos jóvenes temen mostrarse como son con sus padres y madres? ¿Se preguntarán alguna vez estos padres y madres que es posible que tengan un hijo o hija homosexual sin presuponer que todas las personas son heterosexuales? Deberían crear una situación familiar donde cualquier joven pueda manifestar su forma de ser y de sentir independientemente de la orientación afectivo-sexual que tenga. Nos preguntamos también ¿qué ocurre con ellos y como se sienten? Son progenitores que se están perdiendo procesos importantísimos de la vida de sus hijos e hijas. Lo reconozcan o no, se saben dejadores del cuidado de sus hijos e hijas, y se están perdiendo experiencias irrepetibles que sí han podido vivir con sus hijos heterosexuales. No han disfrutado de los primeros amores de sus hijos e hijas, saben de los peligros de una sociedad homófoba en la que han abandonado a esa parte de su descendencia en soledad. Y saben que sus hijos e hijas están solos y abandonados a su suerte, y que no están para apoyarlos.
Las personas LGTB de las generaciones que hasta ahora nos hemos desarrollado en este entorno, sabemos de la desprotección en aspectos fundamentales de la vida, aspectos que otros jóvenes han tenido cubiertos, pero en los que nosotros nos hemos sabido (y sentido) huérfanos y huérfanas. Nos hemos sentido solos y frustrados ante realidades en las que nuestros amigos heterosexuales han disfrutado y compartido con los suyos. ¿Desean eso para sus hijos e hijas? Nosotros no. Queremos unos jóvenes LGTB sanos, protegidos y acompañados.
Algunos padres y madres de socios de nuestra asociación, animados y apoyados por la Comisión de Educación, iniciaron una nueva andadura hace algo más de un año. El primer paso fue contactar con la Asociación Ampgyl, que llevan años trabajando en este terreno en diversos sitios del Estado español. Desde aquí nuestro agradecimiento por la acogida recibida. Después se han dado pasos sucesivos para ir creando un núcleo gestor que ahora ya está constituido en Ampgyl Euskadi. Un grupo de padres y madres que están dispuestos a luchar en favor de sus hijos e hijas. Han hecho un buen trabajo y ahora, junto con Gehitu, organizan las jornadas anuales de Ampgyl estatal.
Serán unas jornadas y una oportunidad para que puedan compartir con otros padres y madres sus preocupaciones e inquietudes. También para la joven lesbiana, transexual, gay o bisexual. Tendrán la oportunidad de compartir experiencias con otros jóvenes, en libertad y normalidad. También es para el padre o la madre que sabe que su hijo o hija es diferente, aunque aún no lo manifiesta abiertamente. No debería adelantarse a su proceso (sea cual fuere), pero sí adelantarse a que sepa que, sienta lo que sienta, o sea quien sea, va a colocarse al lado de su hijo o hija. Las asociaciones hacemos lo que podemos en defensa de nuestros jóvenes, pero el papel de padre y madre solo a ellos les corresponde. Por ello les animamos a que no desperdicien esta oportunidad y que participen. Compartir es disfrutar y vivir. Sus familias se lo merecen. Les esperamos.