5

5

6

6

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

miércoles

MEDITAR ES FÁCIL

..
ELISABET RIERA - MAGAZINE
Aprender a meditar es sencillo, al menos en teoría, y los beneficios que se pueden obtener al incorporar la práctica a la vida cotidiana son múltiples. Las investigaciones que relacionan la meditación no sólo con el bienestar psicológico, sino también con el físico, no paran de aumentar. Está demostrado que la meditación alivia el estrés, previene las cardiopatías, reduce la presión arterial y ayuda a lidiar con el dolor crónico. Algunos centros de salud como la célebre Clínica Mayo la han introducido ya en sus programas. Para empezar, hay que distinguir entre meditar o simplemente relajarse. Aunque la meditación procura relax, ese no es su objetivo. La meditación pretende el dominio de la propia atención y pensamientos, la capacidad de dirigirlos hacia donde deseamos. Se trata de aprender a dominar nuestra mente, en vez de que sea ésta quien nos domine a nosotros. Si te decides a probar, busca un rincón tranquilo y concédete un tiempo en que nadie te moleste. Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas, las palmas descansando sobre las rodillas y la espalda recta. Un pequeño cojín bajo los isquiones te ayudará a mantener la posición. Respira por la nariz despacio y profundamente. Siente cómo el aire entra y sale de tu cuerpo. Cuando estés preparado, comienza a meditar.
..
...............Hay varias técnicas para conseguirlo, las más habituales son:
..
" Concentración sobre un objeto único. Escoge un punto donde fijar tu mirada, cualquier objeto que se encuentre en un radio aproximado de un metro. Mantén ahí tu vista y también tu atención. Acudirán a tu mente pensamientos ajenos a ese objeto; no te impacientes. Déjalos pasar como nubes que flotan en el cielo y vuelve a concentrarte. Este ejercicio de fijar la atención una y otra vez es a la mente lo que las repeticiones en las máquinas del gimnasio son a los músculos.

" Visualización. Con los ojos cerrados, imagina un objeto, persona o escena que te resulten familiares y agradables. Trata de recrear en tu mente todos los detalles de esa imagen, de hacerlos presentes como si estuvieran realmente frente a ti. Incorpóralos sin dejar que tus pensamientos se enreden en una cadena de consideraciones sobre lo que imaginas. Céntrate exclusivamente en la imagen.

" Meditación compasiva. Es el tipo de meditación que parece tener más relación con la felicidad a largo plazo. Según Matthieu Ricard en su libro "En defensa de la felicidad", se hace así: "Centra tu atención en el sufrimiento de los seres vivos, piensa que, igual que tú, todos aspiran a la felicidad y no desean sufrir. Siente cómo tu mente se inunda de compasión (empatía) y amor por todos esos seres, conocidos y desconocidos, amigos y enemigos, humanos y no humanos. Se trata de un amor incondicional, sin cálculo, sin exclusión. Se engendra este amor en la mente hasta que todo nuestro espíritu quede impregnado de él". En cualquier caso, empieza despacio y sin pretender alcanzar el nirvana en la primera sesión. Si eres novato, comienza con sesiones cortas, de cinco a diez minutos, y vete tomando confianza hasta llegar a los 20 minutos. Se recomienda practicar dos veces al día, a ser posible a primera hora de la mañana y última de la tarde. Tómalo como un elixir para empezar y terminar bien el día.