5

5

6

6

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

domingo

HISTORIAS DE TUTORÍA 22

¡Hola!
Me presentaré: me llamo Mª Carmen, tengo 39 años, soy lesbiana y profesora de Secundaria. Bueno, ahora que se acaba el curso me dirijo a ti para poder explicar algo en lo que me gustaría tener una opinión. Verás, desde hace un año y medio trabajo temporalmente en una escuela concertada de Barcelona. Ello me hace estar en contacto con adolescentes de 1º a 4º de ESO y esto ya sabes que conlleva a veces muchas preguntas indiscretas sobre tu vida y a conocer sus vidas una vez que te conocen y conectan contigo. La cuestión es que yo siempre he intentado torear las preguntas sobre mi persona pues entre otras cosas, en el centro no saben que soy lesbiana. A pesar de ello, como paso muchas horas con mis alumnos y la relación es buena, hace unos meses una alumna me vino a comentar que estaba muy preocupada porque salía con una chica y habían tenido relaciones sexuales. Sus miedos eran también por los de la clase, la familia, etc… Yo he intentado tranquilizarla y “acompañarla” durante este tiempo (le confesé que yo era lesbiana) y parece que lo va llevando mejor, aunque no tiene el apoyo de su madre. Tras ella, me han “aparecido” un par de alumnas más con la misma situación. El caso es que ahora acaba el curso y llega el momento de las despedidas y los balances. Por una parte, no sé hasta dónde ha de llegar mi apoyo e información, y por otra, yo soy una simple lesbiana que se pasa la vida saliendo del armario y entre otras cosas echa de menos encontrar personas que se dediquen a la docencia y se encuentren en mi misma situación. En fin, muchas gracias por leer mi mail. Quedo a la espera de tu respuesta. Un cordial saludo.
MC
..
Hola Carmen,
Antes de nada, quiero darte las gracias por seguir los contenidos del blog y por confiarme temas tan personales como los que relatas en tu escrito. Como bien sabes, la labor educativa nos obliga en ocasiones a trascender del ámbito profesional al privado, para hacernos creíbles ante el alumnado y para ganarnos de ese modo su confianza. Sin pretenderlo, los profesores nos convertimos así, cada curso, en iconos educativos de primer orden, para millones de adolescentes que ven en nuestro estilo de vida un modelo con el que identificarse. Educamos con lo que transmitimos, pero también con lo que silenciamos; es el llamado “currículo oculto”, constituido por un conjunto de prejuicios, miedos, e ideas perniciosas, que en materia afectivo-sexual coarta la capacidad de nuestros estudiantes para expresarse con entera libertad. Los profesores homosexuales no podemos mirar hacia otro lado ni permanecer impasibles ante el muro de silencio que genera el heterosexismo. Tenemos la obligación moral de significarnos ante los estudiantes del mismo modo en que lo hacen nuestros compañeros heterosexuales. Somos conocedores de la extrema vulnerabilidad con la que asumen su orientación sexual los adolescentes GLBT y las situaciones de riesgo a las que están expuestos (consumo de drogas, inicio prematuro de relaciones sexuales sin protección con adultos, baja autoestima, bullying, fracaso escolar, etc). Podemos ser referentes positivos para un indeterminado número de alumnos que no se reconocen en la orientación sexual mayoritaria. Por eso, me parece encomiable tu labor ofreciendo apoyo en un centro concertado, que intuyo confesional, a un grupo de alumnas lesbianas que te han confiado sus sentimientos y temores. Tienes una magnífica oportunidad para acometer con ellas el necesario proceso de transformación que posibilite su empoderamiento y visibilización. En Barcelona, funciona desde hace años INCLOU, un grupo de profesores muy activos concienciados sobre la importancia de introducir la diversidad afectivo-sexual en los programas educativos y en la lucha contra la homofobia y el heterosexismo. Han elaborado materiales pedagógicos específicos que te pueden ayudar en tu trabajo de sensibilización escolar. Estoy seguro que tu experiencia les enriquecerá de igual modo y les animará a ayudarte, facilitando que tus chicas puedan socializar su realidad en entornos más abiertos y tolerantes. También te sugiero que te integres en las actividades que desarrolla AMPGIL (Asociación de Madres y Padres de Gays y Lesbianas); una extraordinaria red de solidaridad de familias tradicionales catalanas con los GLBT, que en julio celebra - coincidiendo con los Eurogames - su encuentro anual en Barcelona, al que acudirán progenitores de jóvenes homosexuales, bisexuales y transexuales de todo el Estado. Puedes aprovechar esta circunstancia para facilitar la comunicación de tus alumnas con sus padres y para recabar también el apoyo incondicional del equipo que coordina Esther Nolla. Recibe un fuerte abrazo y mi felicitación más entusiasta por tu compromiso educativo. J