**

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

lunes

SIN PRESERVATIVO: ¡NO, GRACIAS!

JOSE IGNACIO DÍAZ CARVAJAL - MÉDICO PSICOTERAPEUTA - SEVILLA
.
Una vida sin riesgos es imposible; y probablemente sería aburrida y estéril. Pero una cosa es asumir riesgos y otra jugar cada día a la ruleta rusa, por el hecho de querer tener relaciones sexuales. Y eso es lo que hacen los que realizan prácticas de riesgo, sin preservativos. (Al menos con las personas de las que desconocen si son seropositivas, es decir si están contagiadas del VIH). Siempre, siempre, siempre hay que usar preservativos en prácticas de riesgo. El problema está en que muchos, llegado el momento, transigen y lo hacen, a pesar de no estar muy de acuerdo. Caso típico de los que se inician en el sexo, o de los que practican un sexo furtivo y ocasional. Muchos adolescentes dan prioridad a la búsqueda de intimidad o reconocimiento por sus iguales, frente a cualquier tipo de riesgo. Es importantísimo aprender a decir que no, cuando realmente no queremos ponernos en riesgo de contraer esta enfermedad tan grave. Hay gente que se siente débil para tener fuerzas y decirlo. Algunos porque el sexo lo viven casi como una adicción y están dispuestos a lo que sea con tal de hacerlo. Otros por timidez e inseguridad, lo que les lleva a pensar que si desaprovechan las oportunidades igual no vienen otras. O por no desagradar al otro y vivir un rechazo. O por puro narcisismo y omnipotencia, creyendo que a ellos jamás les va a ocurrir eso; que sólo les pasa a los tontos, a los torpes, a los otros...Los varones seguimos teniendo la obsesión por la penetración, como si el “verdadero” sexo, el “bueno”, fuera ese, y no hubiera nada más (caricias, besos, ternura, masturbaciones mutuas...) Está el mito de que “eso otro” es insatisfactorio. Y seguimos creyendo que se demuestra lo que se vale, a través de las conquistas, con lo cual difícilmente se puede desaprovechar ninguna. Si a todos estos inconvenientes le añadimos unas copitas o cualquier otra droga que nos disminuya el estado de alerta o la voluntad, tenemos la suerte echada. Y en el tema del SIDA, no es cuestión de suerte, sino de elección. Si elegimos un tipo de sexualidad dirigido al placer, a la libertad y a la vida, tenemos que prepararnos para conseguir no pasar ni una posibilidad de claudicar y ceder (y acabar haciéndolo sin preservativo). Si es necesario tenemos que ensayar lo que se le diría a una potencial pareja, incluso dramatizándolo con algún amigo que se preste. Y tener siempre el preservativo a mano, en cualquier situación.