**

**

**

55

55

900

900

somos

Ana

Ana

77

88

654

ev

ev

9

iniciativas que educan

chicas10

alan turing

lgm

lgm

de

das

29

besos

21

BULLYING

65

elsa

MAXIMO POTENCIAL

quiero

mandela

mandela

23

23

pp

ABRAZOS

NR

NR

inv

tr

tr

putin

putin

HM

HM

POESÍA

POESÍA

DECLARACION

RECOMENDACIONES ONU

RECOMENDACIONES ONU

homofobia escolar

d

esc

CORTO

homofobia

* IMPRESCINDIBLE BENEDETTI *

* MARIO ALONSO PUIG: "LA FELICIDAD ES DESCUBRIR EN LA VIDA EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA" *

MEDITACIÓN Y RELAJACIÓN

miércoles

HISTORIAS DE TUTORÍA 17

Estimado profesor:
.
Siento que no tengamos en mi instituto una tutoría similar a la vuestra. A pesar de esto, no pensé que fuese a escribirte algún día como estoy haciendo ahora, pero todos tenemos bajones...Te cuento: Tengo 17 años, y la verdad es que no he tenido demasiados problemas respecto a mi orientación sexual. Hace ya algunos años que descubrí mi homosexualidad, y desde entonces, poco a poco, se lo he ido contando a mis amigos, de modo que hoy todos lo viven con naturalidad. Pero mi problema es otro. Verás, desde hace algún tiempo me siento bastante solo. Las relaciones con mis amigos y mis padres (aunque estos últimos no saben nada de mi homosexualidad) son buenas y no tengo problemas en clase, pero aún así me siento bastante vacío por dentro. Me cuesta mucho entablar relaciones de amistad con gente como yo. Parece que para conocer a otros gays sólo puedo recurrir a chats o a Chueca. Internet, ha sido para mí la única forma de acercarme a este tema. A los pocos amigos homosexuales que tengo, y a los millares de contactos con los que ni hablo, los he conocido allí. Inicialmente, Internet fue para mí una salvación. Aún recuerdo lo bien que me sentí en un primer momento cuando contacté con otros chicos gays, aunque fuese de forma virtual. Después, llegaron los primeros novios, las primeras decepciones, etc. En Internet encontré también a dos buenos amigos. Sin embargo, esto ya no es así. No sé qué me pasa, pero me siento incapaz de conocer a nadie... aunque quiera. Encuentro Internet como algo frío, como un lugar donde concertar un par de encuentros sexuales y poco más. Los contados días en los que intento sacar fuerzas, consigo conocer a dos o tres personas con las que con suerte hablo una semana. Después, simplemente, la conversación se apaga, se queda en un "hola, que tal? Bien, tú? Bien" o ni eso. No sé si es la gente que pasa de mí o si es que yo he llegado a ser incapaz de entablar una relación de amistad. No sé, creo que en algún momento, no hace mucho, he debido perder toda la seguridad en mí mismo. En cuanto al ambiente... Está ahí, sin estrenar. Creo que lo tengo bastante estigmatizado. Pero no lo puedo evitar. Sólo he ido a Chueca un par de veces y de pasada. Tampoco sé qué me voy a encontrar allí, y si a eso le sumamos que ahora tengo mi autoestima por los suelos..., mal vamos. Además, como no sé con qué gente me voy a encontrar ni si voy a salir vivo del ambiente, me creo mi propia visión y me echo para atrás. No sé qué me pasa ni qué hacer. Llevo así meses y hoy me he decidido a escribirte, porque si no, ya no sé que me queda. Cualquier ayuda o ánimo que me quieras hacer llegar, será bien recibido. Hasta pronto.
.
Querido amigo:

Te agradezco la confianza que depositas en el proyecto educativo. Coincido contigo en que sería estupendo poder contar en todos los institutos con programas similares, que permitiesen no sólo un apoyo específico al alumnado glbt, sino también, combatir la homofobia y el sexismo existentes en el entorno escolar. Aunque no seas alumno del IES “Duque de Rivas”, desde hoy me tienes a tu entera disposición para cuanto desees plantear. Las personas son importantes. El medio donde se desenvuelven es secundario. Te considero pues, y desde este momento - como a un buen amigo - que nos ayuda sobremanera, aportando lo mejor que tiene: su experiencia personal. Sé que no te descubro nada nuevo al recordarte alguno de los riesgos del ciberespacio: actividades criminales realizadas por pederastas, difusión de material inadecuado de tipo sexual o violento, uso fraudulento de los códigos de seguridad e identificativos, suplantación de la personalidad, acciones ilegales alentadas por grupos racistas, xenófobos, y sectarios, etc. Como bien sabes, Internet es sobre todo, una magnífica fuente de información que permite la democratización del conocimiento global llegando a los lugares más remotos e inhóspitos de la tierra. Internet, puede ser también nuestro mejor aliado para neutralizar el discurso machista y recalcitrante de la vieja guardia. Es lógico que utilices esta herramienta para acceder a contenidos que de otro modo tendrías vetados, y para relacionarte con tus iguales. El ansia por entablar nuevas amistades, más auténticas y cercanas, por descubrir las claves de un universo afectivo que habitualmente se invisibiliza, y tu interés por conocerte mejor, te definen como un hombre inteligente que desea por encima de todo SER ÉL MISMO. Hasta aquí, todo bien. Sin embargo, esta vía de comunicación puede también generar, si no controlamos su uso, problemas de adicción con consecuencias psicológicas de inadaptación y aislamiento. La ausencia de espacios de socialización específicos para adolescentes glbt, os conmina a utilizar un sistema de comunicación virtual donde la realidad con frecuencia se distorsiona para facilitar la liberación de las fantasías y ensoñaciones más íntimas, largo tiempo enervadas. Lamentablemente, esta fuerza liberadora no va acompañada del apoyo social requerido para su definitiva consolidación. Mientras los adolescentes heterosexuales refuerzan su autoestima visibilizando sus primeras relaciones afectivas e iniciándose en las artes del cortejo y la seducción, los adolescentes homosexuales, por la presión heterosexista, os veis obligados a ocultaros para no ser objeto de escarnio. Por otro lado, la premura con la que se conciben algunas relaciones íntimas, sin tiempo para una adecuada maduración, genera que muchas experiencias se perciban como meramente mecánicas, con el consiguiente vacío interior. No nos podemos permitir que un sentimiento tan noble como el amor homosexual, lo vivamos desde la ocultación y la negación. Debemos reivindicarnos desde nuestro hecho diferencial, saliendo del gheto y ejercitando una sexualidad sana, que nos permita la aceptación individual y el mutuo conocimiento, para completarnos como personas libres, y responsables de un proyecto de vida enriquecedor. Algunas asociaciones glbt como COGAM, Fundación Triángulo, XEGA, AMPGIL, IGUALES, NO TE PRIVES, AB-LESGAY, CGC, SONRÍE TÚ, TOWANDA, LAMBDA o GEHITU, intentan paliar el déficit socializador y educativo existente, abriendo espacios de integración específicos para jóvenes homosexuales y transexuales. Me encantaría poder acompañarte a un primer encuentro. Entretanto, recibe un fuerte abrazo. J.